Recientemente me han comunicado que he ganado el concurso de “Gestión y Dirección del Teatro Zorrilla de Valladolid”.

 

Ya obtuve hace cuatro años el concurso original y ahora de nuevo he tenido que revivir, aún con más emoción, la incertidumbre que toda competición ofrece.

 

Se abre una nueva etapa profesional en mi vida y, sin lugar a dudas, es el trabajo el que me permite mantenerme vigente ante una sociedad cultural a la que vengo sirviendo desee hace cincuenta y dos años.

 

Nuevos valores irrumpen cada día en todas las profesiones, también en la mía, pero mi permanencia en ella es para servir de utilidad y guía a las nuevas promesas que tratan de conseguir lo que yo, por fortuna, ya he disfrutado.

 

Con frecuencia me preguntan qué obra de teatro o espectáculo me falta para completar mis sueños, siempre contesto que “todos y ninguno”. “Todos”, por estar abierto a cualquier nuevo proyecto que enriquezca y engrase mi caudal de ilusiones. Y “ninguno”, porque la vida profesional me ha dado más satisfacciones de las que, sinceramente, creo merecer.

 

 

Comparto pues, con mis muchos amigos que conocen mi amor por el teatro, esta nueva fase en la que espero encontrarles como espectadores o como compañeros.

 

 

 

Cordialmente.

 

 

 

Enrique Cornejo

Anuncios