Ayer fue un día cuya fecha permanece y permanecerá siempre en nuestro recuerdo por ser el 11-M. Y ayer, como todos los años, he tenido el privilegio de concentrarme con numerosísimas personas en el llamado “Bosque del Recuerdo”, en nuestro grato parque del Retiro.

El discurso pronunciado por la Presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, Señora Pedraza, no ha podido ser más humano y emotivo: todos estamos obligados a recordar la barbarie sufrida e instar, como ella lo ha hecho, a que los responsables antiterroristas no bajen la guardia en momentos tan delicados como los que atravesamos.

Como complemento al conjunto de músicos que en directo nos interpretaron la música instituida para este día, se soltaron tantos globos blancos como víctimas fueron. El dato curioso, 192 globos dispersos en el espacio, fueron juntándose por sí mismos en la altura hasta formar una piña que representaba la pureza del homenaje a las víctimas recordadas.

Al retirarnos, fuimos obsequiados con una vara de margaritas blancas que muchos incorporamos a la arboleda que también representa en número a las víctimas. Luego, una vez finalizado, nos adentramos de nuevo en la gran urbe, pero con el recuerdo hacia tantas inocentes criaturas que nunca supieron por qué ni para qué. Tampoco nosotros.

Anuncios