Sobre Jose Luis Ruiz Solaguren

Lleva uno conociendo en este duro año 2013 la desaparición de un montón de amigos que, durante tanto tiempo, han formado parte de mi vida.

Yendo de viaje por carretera la radio -siempre es el medio más veloz de comunicación- me azota con la muy triste noticia del fallecimiento de José Luis.

Se ha escrito, se escribirá, mucho sobre la alta personalidad de este gran amigo en la sociedad madrileña, en la española… Mi mejor homenaje es recordarle en tantas gratas situaciones como he podido vivir en su compañía, todo ello envuelto en cuarenta años de amistad.

José Luis ha tenido múltiples atenciones conmigo. Una de ellas fue la de ofrecerme un hermoso azulejo en su bodega de Rueda (Valladolid). Me colocó entre Don Juan de Borbón y Julio Iglesias ¡ahí es nada! De las magníficas instalaciones de esta singular bodega tengo dos extraordinarios recuerdos: haber podido admirar una maravillosa biblioteca dedicada a la gastronomía y los vinos (una de las primeras en España), así como un museo -digo bien, museo- de esculturas y pintura de distintas escuelas que muestran la enorme sensibilidad que este gran triunfador de los negocios siempre tuvo.

Y como final a cuanto antecede, a la entrada de su museo un monolito de piedra castellana sobre el que descansa una vitrina dentro de la cual está el resorte, la característica de la humildad. Una de tantas virtudes que siempre le adornó, pues dentro de esa vitrina se exhibe orgullosamente una caja de zapatos, de limpiabotas, muy pequeñita porque José Luis comenzó su andadura con esa caja teniendo él catorce años.

Si es importante valorar el triunfo de las personas en lo que representa su esfuerzo, es ADMIRABLE destacar la fe, el ahínco y la profesionalidad en el trabajo, pero lo es aún más cuando el triunfo descansa en un origen motivo de lucha y superación.

He mantenido veladas con él en su restaurante de Rafael Salgado durante años. Y un común amigo de ambos, Eduardo Aguirre, embajador de Estados Unidos en España en aquella época, nos ofreció vivir una experiencia inolvidable a bordo del portaaviones Roosevelt, al que llegamos cuando surcaba aguas mediterráneas en Grecia en un avión militar de combate.

De aquella experiencia inolvidable como digo me permito adjuntar a estas líneas una fotografía para nosotros histórica.

20130529-234147.jpg

Todo el mundo le va a echar de menos. Naturalmente su familia, su querida esposa a quien tanto respeto, y sus hijos, todos, permitiéndome destacar a María José a quien considero tan amiga mía como lo fue su padre.

Y en unos momentos en los que nuestra sociedad no tiene más remedio que encontrar su escala de valores, el ejemplo de José Luis Ruiz Solaguren forma parte de ese caudal de valores que todos añoramos. Y siempre, siempre, le voy a llevar en mi corazón.

Cordialmente.

Enrique Cornejo

Anuncios

Banco de Santander

Solamente llevo cuarenta y ocho años de cliente en este banco y ahora han tenido la delicadeza, que agradezco, de incorporarme con una entrevista a su revista corporativa.

Siempre es agradable que los medios se ocupen de uno para bien, pero lo es mucho más que sea un banco quien valores tus circunstancias personales.

REVISTA IDEAS - BANCO SANTANDER. 2 TRIMESTRE 20130003

Imagen1

 

Así, pues, muchas gracias.

Enrique Cornejo

Bienvenida a un joven talento

Qué gratificante resulta comprobar cómo ha surgido y se va moldeando en gran talento quién uno ha conocido casi nacer y desde luego desarrollarse.

Este es el caso de Lucas Gancedo, vecino mío desde que nació, compañero de juegos de mi propio hijo y hoy convertido en un inquieto joven director de cine.

Sus inquietudes le han llevado a formarse en EEUU, la meca del cine. ¡Dónde mejor!

Acaba de finalizar uno de sus primeros trabajos, un corto titulado ” El Encuentro” y que puede llevar, debe hacerlo, a todo festival existente.

He tenido el placer de verlo y ya se aprecia en Lucas, uno de los valores más esenciales en su profesión: la sensibilidad que imprime y obtiene de sus actores.

No oculto que gustándome todo el reparto de su corto, me cautiva, como siempre mi actriz preferida Lara Dibildos, ( aviso a navegantes en casting ), cuya dulzura o provocación, forman parte de su alta formación como actriz.

Mónica Soria es otra actriz a la que admiro por su tenacidad, entrega y sacrificio a un trabajo que ama como es la interpretación.

Y mi piropo al resto del elenco magníficamente elegidos. Enhorabuena Lucas.

Un saludo.

 

Enrique Cornejo

De nuevo ¡Ay, Carmela!

De nuevo, quiero hacer un comentario sobre esta superproducción teatral  que se representa en nuestro querido teatro Reina Victoria de Madrid.

ay_carmela_escena_24

No puedo por menos que destacar la emoción que diariamente vivimos cuantos nos encontramos en él. Ver jóvenes emocionados, con lágrimas en ocasiones; ver mayores que vivieron la época y las circunstancias en que la obra se desarrolla.

ay_carmela_escena_19

Cuando en el teatro se da con la clave de hacer reír, de emocionar (de ahí la tragicomedia como ¡Ay, Carmela! ), el resultado es el que se viene obteniendo: el patio de butacas abarrotado e irrumpiendo puestos en pie al grito de “¡bravo!”,  el premio que otorgan al magnífico elenco artístico.

Nunca me atrevo a recomendar, por pudor, una producción que esté vinculada a mí de forma directa o indirecta. Sin embargo hoy ruego que el público vaya a encontrarse con este texto, con este montaje, con esta música tan maravillosa…

Gracias.

Enrique Cornejo

Nuestra juventud

Todos conocemos y padecemos las inclemencias de nuestra economía (por no citar la tan cacareada crisis). Pero mi pensamiento está, una vez más, con esa juventud que no debe de perderse ante la falta de presente y futuro, pues es nuestra obligación abrirles el sendero laboral de la vida y para ello debemos contar con unos conductores supremos que, lamentablemente, no tenemos: gobierno, oposición… Nadie repara de verdad, en profundidad, de la enorme pérdida que este país sufre y va a sufrir, con los valores absolutos de una juventud que cuando puede, se traslada fuera de España.

Hoy he estado arreglándome el pelo con mi peluquero de siempre, Ramón, y al preguntarle por su hijo me dice con tristeza que ha tomado a su vez a su esposa e hijo y se han marchado a un país extranjero en busca de un presente que lamentablemente España no le ofrece. No es titulado, ni universitario (éstos están aún peor), se trata de un muy buen camarero. He tratado de ponerme en la congoja del padre, de mi peluquero, de mi amigo que además es un joven viudo.

Cada día me aburren más los medios informativos porque nos hablan en terminología extraña a los oídos de quienes amamos nuestro país y nuestros conciudadanos. Pasan los meses, los años y se nos sigue engañando con promesas que se sabe que no van a poder cumplir.

Está llegando la hora de que, SIN VIOLENCIAS, hagamos uso de nuestro derecho democrático a decir ¡basta! Lo difícil es encontrar el movimiento, el camino a seguir, depositando nuestra confianza en un futuro que nadie nos ofrece o, por lo menos, nadie sabe hacerlo.

Mi estado de ánimo, mi mejor entusiasmo y deseos, están al lado de esa juventud que tanto debe de preocuparnos a todos.

Cordialmente.

Enrique Cornejo

¡Ay, Carmela! Musical

Etiquetas

Se está montando en el Teatro Reina Victoria una nueva versión de este conocidísimo texto de Sanchís Sinisterra, que tanto éxito proporcionó en teatro y cine a actores de la talla de Verónica Forqué, José Luís Gómez, Andrés Pajares, Carmen Maura…

Imagen

He de confesar que en esta ocasión la producción es de un calibre y rango internacional, con canciones y música en directo y una compleja escenografía envuelta en un extraordinario diseño de iluminación.

La interpretación es novedosa, pues la realizan figuras muy especializados en el medio televisivo, estupendos actores y actrices entre los que me permito destacar a Inma Cuesta, Javier Gutiérrez ( ambos de la serie Águila Roja ), Marta Rivera…

Imagen

Y todo ello movido a través de una creación prodigiosa por ese gran director escénico que es Andrés Lima, a quien tanto admiramos los profesionales del teatro.

Pero para producir este gran espectáculo siempre hace falta un maravilloso soñador. Hoy, lo es Andrés Vicente Gómez, que no necesita presentación, ni más honores que los muchos ya obtenidos en su amplia carrera cinematográfica. Enhorabuena, querido Andrés y gracias por aportar a la escena madrileña, a la española, un tan importante y arriesgado proyecto.

Los que conocemos la obra disfrutaremos una vez más con su contenido, los jóvenes se emocionarán y divertirán de lo lindo. De verdad se debe apoyar con la presencia del mejor espectador esté gran proyecto, montaje que nos acerca a los mejores de rango internacional, y todo ello servido en uno de los teatros más bonitos y conocidos de Madrid: el Reina Victoria, que me honro en dirigir.

Imagen

¡Arriba telón!

Enrique Cornejo

Julito García

Hoy he tenido un reencuentro con mi pasado: he hablado telefónicamente con mi amigo de juventud ( Julito García ), que se encuentra indispuesto físicamente y a quien le deseo una recuperación de todo corazón.

Fue un excelente boxeador, peso ligero, vallisoletano como yo, que tenía grandes cualidades de campeón. Entrenamos juntos durante varios años y él siempre fue el mejor.

Por eliminatoria de campeonatos nos enfrentamos en tres ocasiones ( hoy lo recordábamos ), habiendo hecho un combate nulo ( creo que por generosidad de su parte ), y me ganó en otras dos ocasiones a los puntos. Después de los combates volvía a salir nuestra sincera amistad, la misma que aún hoy nos une tras un paréntesis de muchos años de silencio.

A través de su querida mujer me ha hecho llegar un sencillo y original regalo cuya fotografía me permito incorporar a este comentario. Se trata de un ring sobre el que hay un simpático muñeco vestido de púgil. Prometo guardarlo junto a recuerdos de aquella época.

Lo mejor que puede tener la juventud de hoy y de siempre es una profunda vocación hacia el deporte, y si es posible con ánimo de competir porque ello te obliga a entrenar, cuidarte, sobre todo cuidarte y mantenerte en forma.

Siempre he confesado cuánto le debo al boxeo: preparación física, mis primeros sueños, un destacado espíritu de competitividad y, sobre todo, el haberme cuidado para dar siempre lo mejor de mi.

Y esos valores son los que me han permitido defenderme y destacar en mi trabajo profesional, el cual siempre está envuelto en ese halo de deportividad y limpio comportamiento como por el que en todo momento intento caminar por la vida.

Gracias, Julio.

20130404-070649.jpg

Mundo político

Etiquetas

Hoy he asistido a un desayuno en el Hotel Ritz, acompañando a María Dolores de Cospedal que ha sido presentada en su discurso por Mariano Rajoy. Bueno, he asistido a este desayuno junto a otras mil personas que abarrotábamos los salones del hotel.

En sus discursos respectivos, más de lo mismo: presentación de los valores que adornan a la señora de Cospedal, así como la férrea voluntad de ésta para llevar a cabo su programa político.

Ella es una persona a la que admiro como mujer por su preparación, tenacidad y entrega a lo que hace. Para mí, cualquier mujer, por el hecho de serlo, que se abra camino en lo que realice, me parece todavía un doble esfuerzo sobre el hombre. Y es por ello que cuando asisto a un acto en torno a una fémina, mi predisposición está especialmente a su lado.

Se han dicho cosas con cifras y alusiones inevitables a la eterna oposición (también ésta no sabe hablar nada más que del Gobierno). Y reflexionando por mi parte mientras escuchaba saltaba a mi mente, y me ha ocurrido más de una vez, lo importante que resultaría para el país que Gobierno, oposición y cuantos partidos conforman nuestro mundo político, pactasen el respeto mutuo hacia unas normas de comportamiento debidamente consensuadas que sirvieran al ciudadano votante, del color que fuere, de garantía de sus derechos a la sanidad, a la educación y hacia un conjunto de bienestar que les corresponde. Y después, modificaciones, cambios… es decir, lo que vienen haciendo de forma habitual, como crítica y reforma a lo que hicieron sus antecesores, pero en síntesis a los valores de esos derechos, deben estar por encima de cualquier programa de partido.

No sé si cuanto digo y pienso es fruto de un deseo, que siento como persona que lleva más de cincuenta años trabajando incansablemente con unas miras más allá de poder sobrevivir, mis miras van y así ha sido siempre, hacia una juventud, hacia una sociedad que debe heredar de nuestro propio esfuerzo el sendero para desarrollar su talento e inquietudes.

A lo mejor, los ciudadanos también tenemos que celebrar un pacífico congreso del que salgan exigencias lícitas a los partidos políticos. Ojalá.

Whitney Houston

Etiquetas

Estamos preparando un bonito espectáculo musical, originalmente concebido como tributo a la tristemente desaparecida Whitney Houston.

La compañía está formada por 18 personas con música en directo.

He trabajado con cientos de artistas de todo género habiéndome entusiasmado con sus ensayos y actuaciones, pero he de confesar que al interés y alta calidad que tiene el libro y canciones en directo de este espectáculo, me están impresionando día a día la gran preparación de nuestra cantera de jóvenes.

Su entusiasmo, entrega total a los personajes que incorpora, todos sin excepción,  pero pudiendo destacar a la protagonista,  me demuestran una vez más que nuestro país se encuentra a un auténtico nivel internacional.

Es un espectáculo que podremos verlo todos: jóvenes y adultos, garantizando un grato y emotivo rato de espectáculo.

Pero sobre todo quiero lanzar en estas líneas mi agradecimiento a tantos jóvenes como por fortuna tenemos en nuestra sociedad que aceptan lo de la “competitividad”.

Como ya he reflejado están muy preparados y ojalá que todos encuentren su camino al triunfo que persigue todo artista.

Imagen

De los que hoy hablo en este espectáculo, están ya en su rampa de lanzamiento.

Enhorabuena a todos.

Cordialmente.

Enrique Cornejo

A Pepe Sancho

Etiquetas

Cualquier desaparición de una persona querida produce siempre un gran dolor. En la de Pepe Sancho, confieso que me ha sorprendido hasta dejarme helado la noticia, pues siendo un muy buen amigo suyo, y él mío, jamás supe de su enfermedad.

Es más, siempre le tuve por un deportista-golfista de primer orden y para mí representó la imagen de un hombre sano por dentro y por fuera. Teníamos pendientes conversaciones para hablar, como siempre, de teatro y posibles futuros proyectos conjuntos.

Se va un amigo, se va un extraordinario actor, se va un caballero de la escena.

Siempre te llevaré en mi corazón.